Los sistemas de peaje registran el acceso vehicular y la recaudación en autopistas. Cada vehículo es detectado tan pronto pasa a través de la estación de detección empleando tecnología de identificación por radio frecuencia.
Las operaciones de cobro de los tránsitos son automatizadas gracias al uso de tecnología innovadora de integración de sistemas.
El auto del usuario circula por las autopistas con un dispositivo TAG adherido, cuyo circuito posee una antena y una serie de componentes que sirven para modular en FSK la señal proveniente del lector ubicado en la estación, y generar el código de identificación. La antena recibe señales y refleja las mismas en forma modulada.

Entre los beneficios que presentan estos sistemas tenemos la operación sin detención y a velocidades considerables, la reducción del tráfico en entradas y salidas, mayor seguridad personal y que no requiere de máquinas expendedoras de ticket ni de tarjetas con bandas magnéticas.
Todo esto integrado en un Sistema Único de Gestión de Peajes que abarca las tareas de administración y liquidación de los mismos a los usuarios finales.