Un sensor en la vía detecta si el medio de transporte que está pasando pertenece a determinada categoría, y esta señal se envía al controlador de tránsito del cruce para que se ejecute el programa de señales correspondiente a esta situación. Por ejemplo, suponiendo que se les concede a los camiones la prioridad para el tránsito, cuando se detecte que está pasando un camión se le debe habilitar el paso en la intersección.

Los sistemas de prioridad de señales reducen la cantidad del tiempo que un auto de cierta categoría está detenido en los semáforos al extender la duración de las luces en verde y disminuir las luces en rojo. Como resultado de ello, se reduce el tiempo de recorrido para estos autos.