Es un equipo electrónico de seguridad vial que controla de forma permanente la velocidad de los vehículos y realiza el seguimiento del flujo de tránsito, al reunir software de captación y procesamiento de imágenes y datos.

El funcionamiento es automático e independiente de la presencia de agentes de tránsito. Cuando el vehículo pasa por dos sensores de tipo lazo inductivo instalados en la pista, Bandera calcula su velocidad con precisión. Cada vez que el límite de velocidad establecido es excedido, el aparato registra la imagen del vehículo, que puede ser usada más tarde como prueba de infracción.

La estructura robusta en semi-pórtico de Bandera facilita su identificación por los conductores, auxilia en la señalización e induce al respeto de la velocidad en trechos con gran potencial de accidentes en las vías urbanas y carreteras.